Dar de alta la luz es uno de los primeros pasos que debemos hacer al mudarnos a un sitio nuevo. Ya sea para independizarnos, o simplemente en un cambio de piso, muchos desconocen exactamente los pasos a seguir para dar de alta la luz. Tranquilos, es algo bastante más sencillo de lo que muchas piensan, y os daremos algunas claves para que lo hagáis. Es importante destacar que hablamos de dar de alta la luz cuando nos vamos de alquiler, y no en otros casos. Y es que la cosa cambia bastante cuando, por ejemplo, eres el propietario de una vivienda de obra nueva.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de dar de alta la luz?

Se trata de la realización de varios contratos por los que garantizamos un suministro de luz determinado para nuestra vivienda. Son dos contratos: uno con la distribuidora de la zona y otro contrato de suministro con la comercializadora. No os preocupes, en ambos casos los contratos los hace la comercializadora, es decir, la compañía eléctrica con la que estemos contratando la luz. Es nuestra representante ante la distribuidora de la zona.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de dar de alta la luz?

¿A qué nos referimos cuando hablamos de dar de alta la luz?

No debemos confundir dar de alta la luz con dar de alta la electricidad de la vivienda. El segundo de los casos es un proceso costos, que probablemente lo deba asumir el propietario de la vivienda. Esto se hace cuando es una vivienda nueva o cuando, por algún motivo, se ha dado de baja del servicio eléctrico.

¿Qué necesito para dar de alta la luz y cuánto me cuesta?

Para poder realizar un contrato de electricidad con una eléctrica necesitas algunos datos básicos. Estos serán los datos siempre y cuando la vivienda haya tenido luz con anterioridad, que en el caso del alquiler es en el 90% de las veces. Necesitarás: el código CUPS de la vivienda, la potencia requerida, dirección del suministro, datos personales y una cuenta bancaria. Si es una vivienda nueva, se necesita además un certificado de instalación o boletín eléctrico.

Dar de alta la luz tiene coste, pues se produce una gestión que debe pagarse a la distribuidora eléctrica. Generalmente el coste adicional vendrá incluido e indicado en la primera factura de la luz. Todas las distribuidoras eléctricas -que no compañías- tienen el mismo coste, y depende de la potencia, el tiempo de baja, y la potencia anterior.

Número CUPS para dar de alta la luz

Uno de los datos que debéis saber para dar de alta un contrato de luz con la compañía eléctrica. Se trata de un número que viene indicado en la factura, y es un número que no cambia desde la primera instalación. Por tanto, podéis pedir al propietario que os facilite este número. Por otra parte, cuando el técnico de la distribuidora del suministro os de el alta en la vivienda, podéis pedírselo. En su defecto, podéis llamar a la distribuidora local.

Número CUPS para dar de alta la luz

Número CUPS para dar de alta la luz

¿Qué pasa sin han pasado 3 años desde la última baja de la luz?

Si te toca dar de alta la luz en una vivienda con más de 3 años sin servicio, entonces el proceso será más costoso. En estos casos es como si la vivienda fuera dada de baja del suministro electricidad. Por tanto, el precio del alta de luz se equipara al de una casa nueva. Tienes que dar de alta también el suministro eléctrico. Hasta los tres años se mantienen algunos derechos sobre los propietarios de la vivienda, pero a los tres años desaparecen.