La eficiencia energética en edificios es a día de hoy una de las cosas más polémicas en los edificios. Todo edificio que se vende o arrienda debe tener un Certificado de Eficiencia Energética, certificado que muestra claramente la eficiencia energética de piso o casa. Sin embargo, que no te extrañe que a la hora de buscar piso, la gran mayoría de las viviendas que encuentres te digan que “está en trámite”; dicho de otra forma, que no van a poner el certificado y ponen una excusa.

De esta forma se evita la obligación que tiene que arrendador de poner la calificación de eficiencia energética a sus pisos o edificios, llegando incluso a no alquilarnos el piso si la pedimos, o no al menos al mismo precio. Además, aunque el edificio tenga una calificación de eficiencia energética, si el edificio no es eficiente, seguramente no nos interese alquilarlo o comprarlo.

Los paneles solares nos ayudan en el autoconsumo

Los paneles solares nos ayudan en el autoconsumo

Eficiencia energética en edificios: diferentes calificaciones

El Certificado de Eficiencia Energética español cuenta con diferentes calificaciones representadas por una letra que va de la A a la G, siendo los edificios con la letra A los más eficientes y los que tienen la letra G, los que menos eficiencia energética aportan. A nivel práctico, un edificio de eficiencia energética A gasta un 90% de energía eléctrica que uno de eficiencia G. O dicho de otra forma, en la factura de la luz pasaríamos de gastar 10€ de consumo en uno con la letra A, a gastarnos 100€ en uno con la letra G.

Pese a lo mencionado antes, esto no cambiará el gasto mínimo por tarifa eléctrica; pues incluso sin consumo podríamos estar gastándonos 10€ al mes por ejemplo. Por lo tanto, si estáis gastándoos 50€ al mes en electricidad, tampoco penséis que os gastaréis 5€ al mes en otro edificio con la A de eficiencia.

Un consumo bajo de energía eléctrica también nos ayuda a contaminar menos.

Un consumo bajo de energía eléctrica también nos ayuda a contaminar menos.

¿Cómo se ahorra?

Aparte de lo más obvio, que es no consumiendo electricidad, hay varios métodos estratégicos para evitar un consumo eléctrico innecesario. Lo que se tiene en cuenta a la hora de buscar una eficiencia energética en edificios son varios aspectos. Por ejemplo, es importante disponer de un aislamiento térmico en muros, techos y ventanas, para evitar que se vaya el calor cuando ponemos la calefacción o que el calor que entra en nuestra vivienda sea exagerado.

También se mira mucho de la situación de cada edificio. Estratégicamente el mejor diseño es aquel que tiene en cuenta la posición del sol en verano e invierno para que este entre en época fría y no lo haga cuando ya hace calor. Otro apartado muy importante es el ahorro energético que podemos lograr si utilizamos lámparas de bajo consumo y si disponemos de sistemas de calefacción y aire acondicionado eficientes.

El ahorro en el mes a mes es muy importante

El ahorro en el mes a mes es muy importante

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra eficiencia energética?

Obviamente si la solución no pasa por buscar un edificio eficiente, tenemos la posibilidad de mejorar la eficiencia en el que ya vivimos. Por ejemplo, si vivimos en un piso algo viejo, podemos modernizar su instalación eléctrica. También podemos utilizar protecciones solares, de forma que en verano no nos entre demasiado sol o incluso instalar paneles solares, para aprovecharnos de la energía eléctrica producida en nuestro auto-consumo.

En definitiva, hay muchas formas de ahorrar electricidad, pero desde luego, la mejor es vivir en una vivienda con eficiencia energética A, pues de esta forma tenemos garantizado un consumo eléctrico mucho menor en el mes a mes.