“¡Tragedia! ¡No puede ser!”. Seguramente muchas de estas frases hayan salido de vuestra boca si os habéis encontrado con la desagradable situación en la que habéis olvidado las llaves dentro de casa.

Un hecho tan dramático que por supuesto no deseamos a nadie en especial si no contáis con juegos de llaves de recambio. Además pensar en el cerrajero se convierte en algo más que doloroso sobretodo para vuestra cartera. Por suerte nos tenéis a nosotros. Y es que durante las siguientes líneas vamos a desvelaros algunos consejos que evitarán en mayor medida el que las llaves terminen dentro de casa y con vosotros fuera.

Me he dejado las llaves puestas por dentro

Cómo no dejarte las llaves puestas por dentro

Obviamente tenéis varias opciones si la situación es ya una realidad. Recurrir al cerrajero o seguro de hogar de turno puede sacaros del apuro en menos que canta un gallo. En el primer caso el desembolso no será precisamente pequeño. Existen por ello varias alternativas antes de que tengamos que tirar de teléfono.

La primera de ellas y más importante es convertir el dejar las llaves visibles al lado de la puerta en una tarea cotidiana. Cada vez que entremos en casa poner el objeto en su correspondiente llavero colgado en la pared, en un mueble cerca de la puerta o en la habitación dónde más tiempo pasemos. Si vamos dejando de lado la costumbre de pasear las llaves por toda la casa conforme entramos en ella y las tenemos en un sitio fijo, sabremos a dónde recurrir en caso de pérdida.

Realizar una copia de las llaves y entregársela a un vecino o buen amigo que viva cerca nuestra es otra de las alternativas que mejores resultados pueden proporcionarnos.

Me he dejado las llaves puestas por dentro

El cerrajero, la última opción si te has dejado las llaves puestas por dentro

Antes de que llaméis por teléfono al cerrajero es importante que tengáis presentes ciertos aspectos para que no os den gato por liebre.

El primero de ellos es recurrir a un cerrajero que trabaje lo más cerca posible de vuestra vivienda; todo desplazamiento que podáis ahorraros, mejor que mejor. Conforme estéis delante de la puerta y haga un balance de la “avería”, pide presupuesto. De esta forma evitaremos que nuestra cartera pueda sufrir el doble o más una vez abierta la puerta. Como último consejo no os olvidéis tampoco de la factura. Todo comprobante es necesario en caso de reclamar.

Me he dejado las llaves puestas por dentro

Siguiendo algunas pautas a lo largo del día antes de salir de casa podréis evitar llamar al cerrajero. Si las cumplís creednos que no tendréis que sufrir tan desagradable momento.