Uno de los problemas a los que nos enfrentamos a la hora de independizarnos es el hecho de mantener la nevera llena, con alimentos variados, frescos y en la medida de lo posible alejándonos de la comida rápida y la “fritanga”.

Acudiendo a la tienda de nuestro barrio o el supermercado de turno, no está de más echar un vistazo a las diferentes ofertas que nos ofrecen cada uno de ellos. En especial comprar aquello que vamos a consumir y no dejarnos llevar por los impulsos. Como dice el refrán, “se llena antes la tripa que el ojo”.

El primer punto a tratar y tal vez el más importante es no realizar jamás la compra con el estómago vacío. De esta manera evitaremos caer en tentaciones, a fin de cuentas sólo estaríamos cubriendo nuestras necesidades en ese momento y no para el futuro.

Foto: FreeStock

Dicho esto, a partir de ahí haz una lista de lo que tienes en casa. Tomate, latas de conservas, frutas, verduras, pescado, carne… Con ello eliminaremos posibilidades y sólo necesitaremos acudir al supermercado y realizar la compra con lo que realmente necesitamos.

Hacer buena compra es más sencillo de lo que pensamos

¿Optó por el 3×2, el 70% de descuento en la segunda unidad o por el contrario compro sólo aquello que me haga falta?. No cabe duda de que uno como otro nos ofrecen grandes ventajas como por ejemplo ampliar el tiempo que necesitaremos hasta renovar dicho producto; pero en contraposición pueden disparar el precio a pagar.

Foto: Free Stock

Es por ello que no debemos de comernos mucho la cabeza con estas grandes ofertas. Está bien comparar precios y descuentos entre una cadena y otra. Por otro lado comprar optar por algunas de las ofertas mencionadas sólo en caso de necesidad es mucho más económico.

La organización en una lista de la compra es una de las piezas clave para evitar pasar más del tiempo del debido en un supermercado. Dividirla en ‘productos de limpieza’, ‘bebidas’, ‘congelados’, verdura-fruta’ o ‘baño’ es una tarea tan sencilla como gratificante. Una vez en el establecimiento iremos metiendo los productos en el carrito según el pasillo por el que nos desplazamos.

¿Primeras marcas o marcas blancas? No nos engañemos con este tema pues a día de hoy sigue generando todo tipo de polémicas. Numerosas primeras marcas trabajan en productos de marcas blancas y por ende infinitamente más baratos pero con la misma calidad. Echad un vistazo al dorso del producto para conocerlos.

Foto: Free Stock

Puede que muchos de vosotros no tengáis todo el tiempo necesario para cocinar. No obstante ya os avisamos que los alimentos frescos tienen un precio inferior sobre los envasados. Requieren de una mayor atención en la nevera, procurar que no se estropeen y por supuesto de un tiempo de preparación. Además de que son más saludables vuestro bolsillo os lo agradecerá.