La lavadora… esa extraña máquina que nunca te has atrevido a tocar hasta que te has independizado y que, por alguna cuestión divina, sólo tu madre sabe manejar. No es tan complicada como aparenta. Tu madre no es una heroína -aunque muchas sin duda lo parecen-. Solo necesitarás un poco de dedicación para aprender a lavar la ropa sin problema. Por supuesto, existe una base teoría mínima que debéis comprender para hacer la colada, pero no os preocupéis, ya que aquí estamos para aprender todos juntos -nada de llevar la ropa sucia a casa para que tus padres las preparen el fin de semana-.

Lo primero es conocer qué tipo de prendas tenemos y cuáles son los procesos a seguir para no estropearla cuando hacemos la colada. Mientras que hay prendas básicas cuyo lavado es totalmente indiferente, muchas otras prendas sí tienen sus peculiaridades: lavarla en agua caliente o fría, secar en un tendal o en una secadora, etc. Para ello, lo más fácil es fijarnos en las etiquetas, en los diferentes símbolos que aparecen en ellas, y no, no necesitaréis una carrera de arqueología para descifrar estos jeroglíficos.

No están hechos por los egipcios y, de hecho, aunque puedan notarse pequeñas diferencias, son dibujos estándar en todas las prendas. Aprende el significado de las etiquetas principales para no estropear tu ropa al lavarla:

Etiquetas para el lavado

Etiquetas de la ropa

1 – Puede ser lavado a máquina o de forma manual. Generalmente un número en su interior significa la temperatura máxima de lavado.
2 – En este caso nos están indicando que puede ser lavado en lavadora a una temperatura máxima de 60 grados.
3 – Una cubeta con una línea debajo nos indica que la agitación mecánica debe ser reducida. Es decir, que el centrifugado de la lavadora debe de ser corto.
4 – En este caso nos indica que puede ser lavado a máquina, a una temperatura no superior a los 30 grados. El aclarado y centrifugado de la lavadora debe estar en un programa corto.
5 – Una mano en la cubeta nos indica que dicha prenda sólo se puede lavar a mano, y se estropeará en la lavadora. No se puede retorcer o frotar.
6 – Esta prenda no se puede lavar o se estropeará.

Etiquetas para el uso de lejía

Etiquetas de la ropa

1 – La prenda puede tratarse con lejía
2 – Puede utilizarse lejía, únicamente en prendas blancas de algodón.
3 – La prenda no debe ser blanqueada con lejía

Etiquetas para el secado

Etiquetas de la ropa

1 – Se puede usar una secadora para secar esta prenda
2 – No puedes meter la prenda en una secadora, así que el secado tendrá que ser tradicional
3 – Secar la prenda en tendal
4 – Secar en horizontal sin colgar

Etiquetas para el planchado

Etiquetas de la ropa

1 – Una plancha significa que podremos usar la plancha con la prenda. Los puntos en su interior indican la temperatura máxima. De esto depende el material con el que están hechas.
2 – Este símbolo nos indica que debemos planchar la prenda con una temperatura no superior a los 200 grados. 1 punto son 110 grados, dos son 150 grados, y tres son 200 grados.
3 – No se puede usar una plancha con esta prenda de vestir.

Etiquetas para el lavado en seco

Etiquetas de la ropa

1 – Permite ser lavado en seco. La letra del interior indica los disolventes que se pueden usar.
2 – Permite un lavado en seco con todo los disolventes. A permite todos los disolventes. P permite la limpieza con percloroetileno. es para la limpieza con esencias minerales.
3 – Una línea debajo del círculo indica restricciones de añadido de agua y temperatura
4 – Este símbolo indica que está prohibido lavar en seco la prenda.

Con esta sencilla guía de los símbolos más utilizados en las etiquetas de cualquier prenda para vestir, esperamos que sepáis separar la ropa y no os confundais a la hora de hacer la colada. Si es que no queréis que alguna prenda se estropee. Quizás lo más importante es prestar atención a las indicaciones de temperatura, del método de secado, y del uso de lejías blanqueantes.